Tango en Buenos Aires

Ciudad de Tango

El Tango, declarado por la UNESCO Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, es símbolo de la Ciudad de Buenos Aires.

Marginal en sus orígenes, creció en popularidad y hoy su compás suena en bares, tanguerías, teatros, espectáculos. La Ciudad de Buenos Aires también abunda en lugares donde mirar y aprender a bailar Tango. Antiguos salones, cafés o clubes de barrio albergan cada noche una milonga en la que principiantes y expertos de todo el mundo recorren la pista girando en sentido contrario a las agujas del reloj.

En estos templos tangueros se escuchan temas clásicos o modernos: ecos de grandes figuras, como Carlos Gardel, Aníbal Troilo y Astor Piazzolla conviven con nuevos estilos contemporáneos. Distintas voces y armonías que dan rienda suelta a un mismo fervor. La Ciudad de Buenos Aires respira Tango.

Guía de la Milonga

A qué hora La pista de la milonga se comparte con muchas parejas. Para bailar cómodos, sin chocarse, una de dos: hay que llegar temprano o irse tarde.

Qué llevar Es indispensable portar algunos de los elementos del siguiente y básico:
Kit tanguero Remera o camisa (de recambio), gomina (para el retoque), un par de medias (de más), pintura (para el retoque), zapatos de baile (bolsita de zapatos), zapatos sin taco (para descansar), talco para las suelas (por si la pista no resbala lo suficiente).

Al hombre:
cómo sacar a bailar El milonguero puede elegir entre dos opciones: - El cabeceo. Hombre y mujer se observan y sólo si la mujer mantiene la mirada, él mueve sutilmente su cabeza. - Es el método más arriesgado: el milonguero se acerca a la mesa de la elegida y la invita abiertamente a bailar.

A la mujer. Cómo hacer para que te saquen Antes que nada, hay que ponerse los zapatos. Luego sentarse mirando la pista, con las piernas hacia el pasillo, para que el hombre desprevenido y caminador se tropiece con el pie. Así se produce el encuentro (y la invitación).

Fuente: Página Web del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Imprimir